Sabina transita en este disco a una evidente maduración artística mediante canciones sencillas, pero bien conceptuadas en un criterio de producción que aborda sonidos acústicos, en clave de pop, con elementos folk, tanto latinoamericanos como italianos, uniendo así su tránsito por el folclor chileno y su raíz italiana.