El segundo disco de todo músico debe ser uno de los pasos más difíciles de su carrera. Pasar, de un momento a otro, de ser la revelación de la escena musical a establecerse como un artista consolidado dentro del medio no es tarea fácil. Luego del avasallador éxito del single “Llamadas perdidas”, que incluso la llevó a presentarse ante 70.000 personas en la Teleton de 2011, María Colores vuelve a las estanterías con “Me gusta la vida” que viene a consolidar una carrera que sube como la espuma.

Nuevamente María puso en manos de Mauricio Dell (productor musical) un set de 11 canciones escritas y compuestas por ella misma que funcionan como una continuación más madura y elaborada de su rimbombante debut en 2011 bajo el alero de Sello Azul. Ahora, casi 3 años después, regresa con el respaldo de Plaza Independencia, la casa discográfica con mayor presencia de trabajos chilenos este 2013.