La diferencia más clara es el hecho de que es un disco de base electrónica con clara vocación pop. No hay baladas como en De Saloon, pero si algunos cortes de tono más sensual. Sin duda pude hacer y acercarme a gustos e influencias musicales que no había podido con la banda, como la electrónica y el new wave. En cuanto a las temáticas, estas siguen siendo autobiográficas, pero con la diferencia de que en este disco naturalmente tomo como eje central la sensualidad y seducción, sin dejar de lado el tema del amor y desamor, que ya es algo propio de mis letras y mi forma de escribir…

Piero Duhart