Quilapayún

Quilapayún
Biografia

Los orígenes de Quilapayún se remontan a 1965, cuando Julio Numhauser y Julio Carrasco invitan al hermano de este último, Eduardo, a integrar temporalmente un conjunto folklórico en ciernes. El trío, iniciado sin mayores pretensiones, comenzó a tomar forma, siendo bautizado con una palabra compuesta de origen mapuche, que le daría el sello a toda su carrera, “Quilapayún (quila=tres, payún=barbas). El estreno en sociedad del conjunto fue en la Peña de la Universidad de Chile en Valparaiso, allí dieron sus primeros pasos, guiados por Angel Parra, su primer director musical. Más tarde, a comienzos de 1966, y con la incorporación de Patricio Castillo, obtendrán su primer galardón, en el Primer Festival Nacional del Folklore “Chile Múltiple”. Ya en este festival, se les puede distinguir por sus “calurosos” ponchos de castilla negro, con los cuales ganan su primer galardon “La Guitarra de Oro”. Después de esta experiencia, se integrarían a las actividades de la itinerante peña “Chile Rie y Canta” de René Largo Farías, uno de cuyos frutos fue la grabación de un LP, en el cual Quilapayún participaría con la canción “El Pueblo” de Ángel Parra. Este será, entonces, el primer registro oficial del conjunto.

El destino, sin embargo, les tenía reservado un encuentro que marcaría definitivamente al grupo. En una de las peñas organizadas en Valparaíso se encuentran con Víctor Jara, sus caminos se cruzan y se mantendrán unidos por mucho tiempo más. A petición del conjunto, Víctor se hace cargo de la dirección artística, a través de la cual trabajará principalmente la disciplina, la puesta en escena y las temáticas de sus canciones. Es Víctor quien los presenta en Odeón, donde grabarán 5 LP. Su primer trabajo grabado en 1966 se llamará sencillamente “Quilapayún”, y en el incluirán composiciones de Ángel Parra, Víctor y del conjunto. A estas alturas ya se ha integrado Carlos Quezada (reemplazando a Patricio Castillo en uno de sus constantes alejamientos).

En 1967 graban con Víctor “Canciones folklóricas de America” y luego lo acompañarán en su disco solista de 1967, también bajo sello Odeón. Este año se retira Julio Numhauser por discrepancias en torno a la línea musical que debía seguir el conjunto y se integra el estudiante de Ingeniería Guillermo “Willy” Oddó quien, junto a Quezada, serán las voces características de Quilapayún por muchos años. Este año es el comienzo de las giras internacionales. Luego de pasar por Unión Soviética e Italia, se encuentran en Francia con el pintor y poeta Juan Capra, con quien graban para el sello Barclay el Lp “Juan Capra y los Chilenos”, ya que legalmente estaban impedidos de aparecer con su nombre original bajo otro sello.

En 1968, Quilapayún es partícipe de la gestación del nuevo sello de la Jota (Juventudes Comunistas) y en él edita el LP “Por Vietnam”, que se convierte rápidamente en un exito de ventas por su tematica contingente y por la consolidación estética y artística del conjunto. De este proyecto nace la famosa DICAP (Discoteca del Cantar Popular), que editaría cerca de 60 producciones hasta el 11 de septiembre de 1973 y que se convirtió en uno de los bastiones culturales de los artistas de la Nueva Canción Chilena. Este año se aleja del conjunto Julio Carrasco, quedando su hermano Eduardo como único miembro fundador. En reemplazo de Carrasco, Oddo integra a un antiguo compañero de la Universidad Técnica, Hernán Gómez, posteriormente se integra Rodolfo Parada. Siguiendo con una fructífera producción, graban su tercer LP para el sello Odeon “Quilapayún 3”.

Durante 1969 se edita el LP “Basta”, el cual incluye un clásico de su repertorio: La Muralla. Además acompañan a Victor Jara en el LP “Pongo en tus manos Abiertas” y en el “Primer Festival de la Nueva Canción Chilena” donde interpretan “Plegaria a un labrador” tema que resultaría finalmente vencedor junto a “La Chilenera” de Richard Rojas. Sin embargo, los caminos de Victor y del conjunto se comienzan a separar, poniendo fin a 3 años de trabajo conjunto. Desde este momento la dirección artística y musical es asumida por Eduardo Carrasco.

El año 1970 el conjunto decide darle un giro a su carrera. Todo esto a partir de un trabajo con el compositor Luis Advis, quien compone para ellos la que sería la obra más trascendente de la música popular chilena, “La Cantata Santa María de Iquique”. Esta obra corresponde a una cantata clásica desarrollada en base a interludios y canciones, debidamente escritos y adaptados a instrumentos musicales folklóricos. Este mismo año, Quilapayún edita para el sello Odeón “Quilapayún 4”.